“Que este sector se esté profesionalizando es algo muy positivo, porque ciertamente las empresas necesitan profesionales altamente cualificados, como en cualquier otra profesión”.

 

Nombre:   Patricia Gutiérrez Alarcón y Susana Guindo Arias.

Empresa / Institución: Primer Paso.

Cargo:  Patricia (Responsable Canal Proyecto y Relaciones Institucionales).
Susana (Responsable Comunicación y Relaciones Públicas).


¿Cómo te vinculaste al mundo del protocolo?

Nuestro primer contacto con el mundo del protocolo ha sido a través del Máster que hemos cursado en Protocolo, Comunicación y Organización de Eventos de la U.C.M. Profesionalmente no estábamos relacionadas con el mundo del Protocolo en nuestros anteriores trabajos. Fue nuestra curiosidad la que nos llevó a investigar más y querer formarnos. Ambas estudiamos en la UCM, yo Turismo y Susana Ciencias Empresariales hace ya algunos años.. A medida que hemos participado en numerosos eventos nos hemos dado cuenta de lo fundamental que resulta un experto en Protocolo en este sector. Nuestro último reto ha sido colaborar en el equipo de Protocolo del GYLForum 2016 en Cantabria.

Hablarnos, por favor, cómo es tú día a día, en tu actividad profesional.

Nosotras trabajamos en una empresa de Comunicación y Eventos, llamada Primer Paso, dedicada a la consultoría y organización de los mismos. Nuestro día comienza con una reunión de equipo en la que desarrollamos el proyecto con el que estemos trabajando en ese momento. Tenemos una cartera de clientes común y nos coordinamos perfectamente entre nosotras. A partir de ese momento cada una desarrolla las tareas de su área. Todo en busca de mejorar cada día y lograr la excelencia en todo lo que hacemos. Somos unas apasionadas de nuestro trabajo y además ha sido una gran suerte poder trabajar juntas después de haber sido compañeras en el Máster.

Creéis que protocolo y eventos están condenados a entenderse o, por el contrario, deberían de haber convivido juntos, desde el principio.

Una cosa no se concibe sin la otra. El Protocolo es organización y comunicación, dos pilares esenciales que deben convivir en todo evento.

¿Creéis que el Protocolo goza del reconocimiento que le corresponde como tal?

El Protocolo aún en nuestros días es un gran desconocido. Algunos creen que simplemente consiste en “acomodar a la gente en sus asientos”, como si de un cine se tratara…, y de ninguna manera se puede reducir a eso!. Protocolo es orden, es respeto por los demás, es reconocimiento, es comunicación, es saber estar y saber relacionarse. Es todo y está en todo.

¿Qué creéis que haría falta para mejorar la imagen del protocolo en la sociedad?

Creemos firmemente que se debe enseñar a la sociedad qué es el Protocolo. Desde el correcto uso de los cubiertos, la etiqueta a seguir en un determinado acto social, los saludos, todo es Protocolo. Sería genial si desde el colegio se pudiera impartir alguna asignatura relacionada con él.

¿Qué percepción tienen, según vuestro criterio, los medios de comunicación de los profesionales de protocolo y eventos?

En realidad la imagen que se tiene del experto en Protocolo nada tiene que ver con la realidad, en la mayoría de los casos. La imagen de persona de avanzada edad, estirada y estricta es la que muchas veces se tiene, y ni mucho menos es así. No obstante, están condenados a entenderse.

Desde hace varios años ya está oficializado el Grado Universitario en Protocolo y Organización de Eventos. ¿Cómo creéis que puede influir esta formación académica en la incorporación laboral de los futuros graduados?

Que este sector se esté profesionalizando es algo muy positivo, porque ciertamente las empresas necesitan profesionales altamente cualificados, como en cualquier otra profesión.

¿Qué os parece la creación de un Colegio Profesional?

Una fantástica idea. Llegado el momento nos colegiaremos.

Describirnos, por favor, cuál sería para vosotras el perfil de un candidato a responsable de protocolo y eventos.

Bien, nos nos parece difícil, hay varios ingredientes básicos que aseguran el éxito: sentido común, ser organizado y eficiente, buen comunicador y tener una visión global. Pero sobre todo, apasionarte por tu trabajo lo que se resume en comenzar cada proyecto con la misma ilusión como si fuera el primero.