“Se piensa en protocolo de una forma determinada, me explico, el protocolo no es sólo
como sentarse en una mesa, cómo vestir en un determinado evento… El protocolo es más,
incluido eso, pero ¡mucho más!”

 

Nombre:   Mayte Talens

Empresa / Institución: Federación Española de Hemofilia. FEDHEMO

Cargo: Responsable de Relaciones Institucionales.

¿Cómo te vinculaste al mundo del protocolo?

Siempre me ha gustado organizar actos, reuniones… Y en el año 2002, acabada mi carrera universitaria, la cual, no tiene en absoluto relación con el protocolo, me informé de unos cursos que impartía la EIP en Valencia los fines de semana. Me apunté a dos de ellos. Me parecieron tan interesantes que quería más, y fue así que en el año 2004 realicé el Curso de Experto en Protocolo, Ceremonial y Organización de Eventos por la Universidad Miguel Hernández.

Además, profesionalmente me sirvió mucho porque siempre mi trabajo ha estado en el mundo Institucional.

Háblanos, por favor, cómo es tú día a día, en tu actividad profesional.

En estos momentos soy la responsable de Relaciones Institucionales de la Federación Española de Hemofilia. Como tal, organizo agenda institucional, sobre todo para el Presidente de la Federación, y estoy en contacto con las instituciones públicas relacionadas. También, me ocupo de la organización de los actos, como la Asamblea Nacional, que se hizo en Sevilla y actualmente hemos estado inmersos en la organización del Día Mundial de la Hemofilia.

Todos los días hay algo que organizar, alguien con quien hablar o algo que crear. Es lo bueno de esta profesión.

Crees que protocolo y eventos están condenados a entenderse o, por el contrario, deberían de haber convivido juntos, desde el principio.

Las dos cosas. Están condenados y deben convivir juntos desde un principio. No concibo un evento sin protocolo, o protocolo sin evento. El protocolo, hace más fácil el transcurrir de éste, por su organización en sí mismo, si no queda empobrecido, sin esencia, sin guión ni carácter.

¿Crees que el Protocolo goza del reconocimiento que le corresponde como tal?

Se piensa en protocolo de una forma determinada, me explico, el protocolo no es sólo como sentarse en una mesa, cómo vestir en un determinado evento… El protocolo es más, incluido eso, pero ¡mucho más!

Grandes actos, pero también pequeñas reuniones necesitan de protocolo para obtener éxito, y eso en mi trabajo es fundamental.

Creo que hay que trabajar y ser visible de manera que ese reconocimiento que en parte existe, sea total.

¿Qué crees que haría falta para mejorar la imagen del protocolo en la sociedad?

La formación es tremendamente importante, y en eso la verdad que se ha avanzado mucho. Hay que adaptar el protocolo a las nuevas necesidades y actualizarlo en cuestiones que en estos momentos ya están anticuadas o incluso desfasadas.

¿Qué percepción tienen, según tú criterio, los medios de comunicación de los profesionales de protocolo y eventos?

En lo general pienso que el concepto que se tiene es cada vez más positivo, e incluso se trabaja conjuntamente con ellos y los resultados son muy buenos.

Aunque también de forma más concreta, algunos medios de comunicación piensan que los profesionales de protocolo son rancios, estirados, o antiguos. Por suerte es algo que está cambiando.

Desde hace varios años ya está oficializado el Grado Universitario en Protocolo y Organización de Eventos. ¿Cómo crees que puede influir esta formación académica en la incorporación laboral de los futuros graduados?

De forma muy efectiva. Para crear grandes cosas hacen falta buenos profesionales y para ello, la formación y en concreto la calidad de esta titulación es muy buena en estos momentos.

¿Qué te parece la creación de un Colegio Profesional?

Un objetivo importante para lograr en esta profesión. Tendríamos unas señas de identidad, como profesionales que somos. Por ello, tenemos que seguir avanzando en este sentido y que llegue a buen puerto.

Descríbenos, por favor, cuál sería para ti el perfil de un candidato a responsable de protocolo y eventos.

Por supuesto que es muy importante los conocimientos teóricos, pero también pienso que tiene que ser discreto, silencioso. Tener la capacidad de estar pero sin notarse, pero que su presencia se constate a la hora de los detalles.

Otras características importantes como la templanza y la versatilidad. Tenemos que ser capaces de adaptarnos a los cambios del momento sin que se escuchen gritos (jajajaja).