El ámbito académico y profesional del protocolo y el ceremonial ha perdido a uno de sus referentes, José Ignacio Martínez Suárez, quien formó parte de la AEP.

Profesionalmente fue el jefe de protocolo del Ayuntamiento de Avilés desde el año 1987 hasta su jubilación en mayo de 2022.

Ignacio Martínez recopiló toda su formación y experiencia en el libro El protocolo en la administración local. Una obra que todo estudiante, investigador y profesional del protocolo y el ceremonial de las entidades locales debe conocer.

Sobre el protocolo de las entidades locales, ya sean diputaciones o ayuntamientos, hay varias publicaciones específicas en el mercado español, como es el caso de las obras de Pilar Benito Sacristán o de Felio A. Vilarrubias.

En todas ellas se pone en valor el protocolo y el ceremonial local por varias razones, pero la más singular con respecto a otros protocolos es su cercanía a la ciudadanía, tal y como explica el presidente de la AEP, Ramón Peche, en una entrevista en la Revista Protocolo: «en nuestras ciudades, en el terreno cercano, estás trabajando por y con la gente que al día siguiente te encuentras en el mercado, en la fila del médico, en el colegio de los niños o en la comunidad de vecinos. Esa cercanía, por otro lado maravillosa, a veces juega en contra del trabajo». Esta entrevista al presidente de la AEP puedes leerla aquí.

En este mismo sentido, se pronunciaba Martínez Suárez en su libro: «las corporaciones locales son, por antonomasia, las entidades cercanas al ciudadano, las que definen mejor que ninguna otra la idiosincrasia de un municipio, región o comarca. Y, por supuesto, tienen una importantísima actividad en cuanto a la celebración de todo tipo de actos. La indiscutible singularidad que tienen hacen que la organización de sus eventos cuenten con muchas peculiaridades en las que se entremezclan de manera especial la tradición y las costumbres con la modernidad y las nuevas técnicas».

Toda la comunidad de la AEP lamenta la pérdida del compañero José Ignacio Martínez Suárez y agradece su gran labor en beneficio del protocolo local.

La autora de la fotografía que ilustra esta entrada es María Fuentes y procede de La Nueva España.