El profesor Enrique Somavilla habló en el Foro sobre los “contrastes entre los pontificados de Benedicto XVI y Francisco, así como el protocolo de estado de la ciudad del Vaticano”

 

Dentro del ciclo de conferencias que abarca la programación del Foro La Región-grupo de comunicación de Ourense- ha intervenido el profesor Enrique Somavilla Rodríguez, Doctor en Teología Dogmática y en Derecho y quien dentro de sus actuales labores docentes, es también Profesor del Máster de protocolo en la Facultad de Derecho de la UNED. Habló sobre ““CONTRASTES ENTRE LOS PONTIFICADOS DE BENEDICTO XVI Y FRANCISCO Y EL PROTOCOLO DE ESTADO DE LA CIUDAD DEL VATICANO”. La charla fue ofrecida en directo a través de streaming (www.laregion.es).

Juan José Feijoo y Enrique Somavilla
Fue presentado por nuestro delegado territorial en Galicia, Juan José Feijoo, dado que esta conferencia se organizó en colaboración con la Asociación Española de Protocolo.
El profesor Somavilla aludiendo papa Francisco dijo que su forma de actuar rompe con los moldes tradicionales y destacó su sencillez y humildad en la manera de vestir

“Se presentó al mundo con una simple sotana blanca, y con la muceta, pequeña capa que cubre los hombros, del mismo color blanco y no rojo como sus antecesores. Respecto a las vestiduras litúrgicas, albas, casullas, capas pluviales y mitras, ha optado por unas líneas más austeras y menos barrocas en sintonía y consonancia con el Concilio Vaticano”

Precisó que el idioma que mejor emplea el papa Francisco es el de los gestos, mientras que Benedicto XVI ha sido el papa de la palabra. Francisco

“ha roto en numerosas ocasiones las exigencias del protocolo para poder acercarse a saludar a los fieles y sobre todo a los enfermos”

Su cruz pectoral es de plata y sin ornamentos. Viste simplemente con la sotana blanca con la clásica muceta.
También existen diferencias en el anillo del Pescador, uno de los principales símbolos del poder pontificio el de Francisco es de plata dorada, más simple que el de oro macizo que usaba Benedicto XVI igual que muchos de sus predecesores.
“Desde su primera aparición pública, el papa Francisco y su predecesor, el ahora papa emérito Benedicto XVI, demuestran que tienen dos estilos completamente distintos, no sólo en palabras y en actos sino también en su manera de aparecer en público”.
Recordó que Francisco en su saludo tras su elección, salió vistiendo una sotana blanca con la esclavina (pequeña capa) y el solideo (gorro de seda) como color predominante. “Faltaba algo rojo-añadió-, era la muceta roja sobre la esclavina y gran estola de color rojo intenso. Sólo accedió a ponérsela durante la breve bendición “Urbi et Orbi” y luego se la quiso sacar él mismo.

Juan José Feijoo y Enrique Somavilla

Todo lo contrario del rojo intenso de la vestimenta de Benedicto XVI cuando salió a saludar por primera vez con una estola roja con motivos dorados, siguiendo la tradición de los anteriores papas. Era el protocolo recibido sistemáticamente por medio de la tradición”.
Dentro de esos contrastes, Enrique Somavilla destacó que la única originalidad que se permitió Benedicto XVI en su indumentaria fueron “sus sorprendentes zapatos rojos y que estaban confeccionados por una antigua zapatería, donde habían sido encargados los de anteriores pontífices, mientras que Francisco ha optado por el momento por unos zapatos de color negros.
Fundamentalmente, la conferencia permitió analizar esos contrastes de la aparición pública entre ambos pontífices, destacando que Francisco se rige por sus propios principios de sencillez y humildad, en su formación jesuística y ello se refleja en su comportamiento como Papa.